avatar
1149 Usuarios conectados
logo revista palermo
Lunes a Viernes de 09 a 15 hs. - Teléfonos (11):
4331-6514 - 4331-5627
Correo electrónico:
informacion@revistapalermo.com.ar
:: Usuarios Registrados ::

Registrarse
Olvido su contraseña?
hipódromo
hipódromo
   Carrera 8 ESPECIAL TATAN    Carrera 11 HANDICAP ADVOCATE

BOTAFOGO, el caballo del pueblo.
YATASTO, el crack Argentino.
LUNATICO, el pingo de Gardel.
FORLI, la leyenda.
MAT BOY, sin rivales.
CYLLENE, no tiene precio.
FITZCARRALDO.
INVASOR, el mejor caballo del planeta.
TELESCOPICO, el mejor caballo del planeta.
TELESCOPICO, el ultimo cuadruple coronado.
OLD MAN, Jefe de Raza.
BAYAKOA, una yegua unica.
LA MISSION, la mejor yegua de pista argentina.
INVASOR, el mejor caballo del planeta.


Fue adquirido, casi de casualidad, por una pareja de uruguayos. Desde sus primeros años deslumbraba a todos por su velocidad. Perdió sólo una vez, y desde allí ganó todos los torneos que disputó.

Se llamaba Quiet Style, y era un potrillito como cualquier otro. No tenía, a simple vista, nada que pudiera distinguirlo del común de los caballos pura sangreargentinos. Sus futuros dueños eran una pareja de uruguayos, quienes habían llegado a la Argentina con la idea de ir a ver de cerca algunos equinos que ya habían seleccionado en el haras La Biznaga, en la localidad bonaerense de 25 de Mayo.

No era un animal sobresaliente, ni espectacular. Por ello su precio fue realmente bajo .Pero la casualidad pudo más. La avioneta que iba a llevarlos tuvo un desperfecto y finalmente no pudieron concurrir al destino elegido. Entonces, cambiaron su recorrido y se dirigieron al haras Clausán, que les quedaba aún más cerca y donde también podría elegir un equino.

Una vez allí, entre otros caballos pura sangre de exhibición, conocieron a Quiet Style. No era un animal sobresaliente, ni espectacular. Por ello su precio fue realmente bajo. Al regresar a Montevideo, el equino no respondía bien a los primeros exámenes de salud , entonces tuvo que ser operado de una rodilla. A partir de ahí sus dueños decidieron que había que darle un nuevo nombre.

Le pusieron Invasor.

Algunos dicen que este nombre está relacionado con que era “un extranjero en tierra charrúa”. La operación resultó exitosa y así Invasor salió al ruedo. Comenzó compitiendo en la capital uruguaya. Su carrera creció vertiginosamente : ganó todo lo que corrió en ese país, incluidos los grandes premios que conforman la Triple Corona. Al parecer correr era parte del alma del caballo , y se autoforzaba sin que nadie lo pida. Su jockey de ese momento era Gustavo Duarte. Él siempre decía, en ésos días de gloria, que “el caballo ganaba casi solo”.

La historia cuenta que una vez Duarte comenzó a ejercitarlo sobre 1200 metros para luego correr el Gran Premio Nacional. Se estaban preparando. Sin embargo el caballo logró un tiempo increíble de 1 minuto y 13 segundos, entonces el entrenador reprendió al jinete por exigirlo de más en esa etapa de preparación. Al recibir las reprimendas, el jockey se bajó de Invasor y le dijo al cuidador que él no había sido, que jamás se le ocurriría forzarlo en etapa de preparación. Al parecer correr era parte del alma del caballo, y se autoforzaba sin que nadie lo pida.

El crecimiento de Invasor lo hizo famoso en el mundo. Y, como los jugadores de fútbol que no duran muchos años en su club de origen, un príncipe llamado Hamdan bin Rashid Al Maktoum, ministro de Finanzas de los Emiratos Arabes Unidos, se enamoró de él. Con una tentadora cifra difícil de rechazar, la pareja uruguaya lo vendió y el caballo viajó a Dubai para correr en otros torneos donde las apuestas son delirantes. Sin embargo el viaje no le hizo bien a este pura sangre: una vez allí consiguió un cuarto puesto frente a Discreet Cat, el único que logró vencerlo. Fue la única vez que el mejor caballo del mundo perdió en su vida.

Su punto más alto lo logró cuando se quedó con el triunfo en la Breeders Cup, uno de los torneos más prestigiosos del mundo.Después fueron todos triunfos. A tal punto que el príncipe decidió llevarlo a correr a Estados Unidos . Allí Invasor fue imbatible. Su punto más alto lo logró cuando se quedó con el triunfo en la Breeders Cup, uno de los torneos más prestigiosos del mundo.

Ayer mismo, el mejor caballo del planeta volvió a ser tapa de los diarios. Ganó en las tierras del príncipe Al Maktoum, en Dubai (Emiratos Árabes) ante los ojos del mundo. Allí se enfrentó con los mejores del mundo y no les dio oportunidad . Y hasta tuvo su revancha frente a Discreet Cat, el único caballo que una vez lo venció. Su jinete fue Fernando Jara, quien monta a Invasor desde que llegó a Estados Unidos. Jara tiene sólo 19 años y nació en Panamá.

Quienes saben del tema dicen que ellos dos hacen el mejor binomio jamás visto. Y que harán historia juntos. Historia que ya comenzaron a escribir en Dubai.

NUEVA YORK, jun 24,2007 (Reuters) - El caballo argentino Invasor, considerado el mejor ejemplar de carreras del mundo, fue retirado de la competencia el sábado tras sufrir la fractura de una de sus patas traseras.

Un examen de rayos-x confirmó que el ejemplar, de cuatro años, se fracturó el hueso sesamoideo de la pata trasera derecha. La lesión no es considerada peligrosa para la vida del animal, pero sus cuidadores anunciaron que los días de carreras de Invasor han terminado.

"Es un día muy, muy triste para todos nosotros, Invasor era un caballo excepcional y era un placer tenerlo cerca (...) Es una pena que haya terminado de este modo, pero al menos podrá ir al establo", señaló su entrenador Kiaran McLaughlin en un comunicado.

Invasor fue criado en Argentina pero desarrolló la mayor parte de sus días de competencia en Uruguay.

Fue vendido al jeque Hamdam bin Rashid Al Maktoum tras ganar la Triple Corona Uruguaya en el 2005 y fue llevado a Florida donde fue entrenado por McLaughlin.

Invasor compitió en 12 ocasiones y logró 11 victorias. Sus mayores éxitos fueron la victoria en la Copa Breeders en el 2006 y sus triunfos de este año en el Derby de Kentucky y la Copa Mundial de Dubai, considerada la competencia más rica del mundo con un premio de 3,6 millones de dólares.