avatar
1346 Usuarios conectados
logo revista palermo
Lunes a Viernes de 09 a 15 hs. - Teléfonos (11):
4331-6514 - 4331-5627
Correo electrónico:
informacion@revistapalermo.com.ar
:: Usuarios Registrados ::

Registrarse
Olvido su contraseña?
hipódromo
hipódromo
   Carrera 5 ESPECIAL PRADIAL    Carrera 7 ESPECIAL PRADIAL (2º TURNO)    Carrera 10 HANDICAP MARTINET    Carrera 13 HANDICAP CON BRIO

BOTAFOGO, el caballo del pueblo.
YATASTO, el crack Argentino.
LUNATICO, el pingo de Gardel.
FORLI, la leyenda.
MAT BOY, sin rivales.
CYLLENE, no tiene precio.
FITZCARRALDO.
INVASOR, el mejor caballo del planeta.
TELESCOPICO, el ultimo cuadruple coronado.
OLD MAN, Jefe de Raza.
BAYAKOA, una yegua unica.
LA MISSION, la mejor yegua de pista argentina.
BOTAFOGO, el caballo del pueblo.

A pesar de los 90 años transcurridos desde su actuación en las pistas,Botafogo sigue teniendo para los aficionados Argentinos una vigencia cuya intensidad no disminuye con el correr del tiempo.Es que Botafogo será o no el más grande caballo de nuestro turf,pero lo cierto,es que es difícil referirse a la capacidad de algún otro sin parangonarla en primer término con la del hijo de Old Man,a quienes la mayor parte d quienes hoy lo invocan solo conocen por referencias.Una de ellas,y posiblemente la más notable de su campaña,es esta carrera,su inolvidable revancha contra Grey Fox,aquel tordillo que en una tarde aciaga abatió su corona d invicto.
Buenos Aires,como todas las ciudades del mundo,vivía pendiente de la ya próxima terminación de la primera guerra mundial,que sugerían síntomas evidentes como la desmembración dl imperio austrohúngaro,la revolución de Budapest,la abdicación del Kaiser Guillermo II y su refugio en Holanda.Al margen de esa preocupación,la afición hípica se preparaba ese domingo 3 de Noviembre de 1918 para presenciar un acontecimiento de importancia:la disputa del Gran Premio Carlos Pellegrini en cuyos 3000 metros haría una nueva presentación el invicto Botafogo.Anunciaban también su presencia Saint Emilión,Grey Fox y Cracker,no así Omega la crack de los tres años a la que se reservaba para el Premio Comparación.
La gran carrera no tenía carácter internacional.Botafogo ahuyentaba rivales y aunque no se esperaba otra cosa que una nueva victoria suya y un desarrollo ya repetido muchas veces,el hecho de que corriera el máximo clásico del calendario hípico Argentino y de que actuara el ídolo de los aficionados,con la posibilidad de superar-en caso de vencer- el récord de sumas ganadas que poseía Melgarejo,llevó numeroso publico a Palermo.Nada hacía suponer que ocurriría una catástrofe.
Llegó el momento de disputarse la gran carrera y los cuatro rivales salieron a la pista para ponerse a las órdenes del starter.Las pizarras señalaron,como era ya de rutina,un abrumador favoritismo para el crack de Don Diego de Alvear.
Y largaron...José Bastías,piloto del hijo de Old Man,lo llevó la vanguardia del reducido lote,Grey Fox quedó en su persecución inmediata y más atrás Saint Emilión y Cracker se quedaron especulando con alguna oportunidad favorable.Así siguieron con tren más bien moderado...pasaron frente a las tribunas,doblaron el codo de Dorrego y enfilaron el opuesto sin ninguna variante:Botafogo con algo de luz sobre Grey Fox y lejos de los otros dos.Por el poste de la milla,por qué no reconocerlo? surgió la primera inquietud:el invicto no se desprendía del tordillo,que muy próximo lo seguía implacablemente.Por los 1000 metros la intranquilidad dio paso al desánimo:Grey Fox proseguía asediando sin flaquear al alazán dl señor Alvear...
Así entraron a la recta final.Bastías apremió a su piloteado que no se desprendió como lo había hecho siempre.Ante la expectante ansiedad del público,el duelo se prolongó hasta enfrentar "la sin techo" como se denominaba a la primera tribuna popular.Allí Torterolo,jockey de Grey Fox,sacó por la derecha del favorito y lanzó al tordillo en impetuoso avance.Botafogo perdió terreno y cuando tuvo a su rival a medio cuerpo,Bastías recurrió a la fusta.Todo fue inútil,Botafogo no intentó la menor defensa y Grey Fox pasó poco menos que de largo para ganarle por más de un cuerpo ante el silencio y el desconcierto general.Había caído por primera y única vez el ídolo de los aficionados! Algunos amigos del propietario del vencedor,señor Saturnino J.Unzué y de los hermanos Torterolo -Juan cuidador y Domingo jockey de Grey Fox- recibieron con ruidosas manifestaciones de alborozo el ingreso al pesaje del hijo de Le Samaritain

Grey Fox(Le Samaritain y Dancing Fox)

 

QUE HABIA OCURRIDO?

La noticia de la derrota increíble del invicto cundió de inmediato por toda la ciudad.Muchos se resistían a creerlo y solo con la lectura de los diarios de la tarde se convencieron del increíble tropiezo del campeón.En todas partes y en todos los círculos,la carrera fue tema absorbente,tejiéndose infinidad de comentarios,tanto sobre el desarrollo del cotejo como de las posibles causas de la derrota.Solo una información muy precisa disminuía la aflicción común:se afirmaba la posibilidad de un encuentro desquite concertado entre los dos propietarios.

Pero la explicación de la derrota no tuvo,ni entonces ni nunca,definición concreta.Algunos sostenían que Bastías era culpable por haber traído ahogado e el freno a Botafogo.Otros afirmaban su convicción de que el hijo de Old Man ya estaba en plena declinación,o que acusaba una presunta dolencia en una mano.Otros,en fin,aseguraban que Botafogo había llegado a la carrera un tanto falto de ajuste en su training.

Y es probable que este último parecer fuera el más acertado:el entrenador del crack,Felipe Vizcay,estaba acostumbrado desde varios meses atrás,a que su pensionista corriera solo,o en modesta compañía o,por lo general,contra rivales que solo iban a luchar por el segundo premio.Con tales perspectivas y confiando excesivamente en la calidad d Botafogo,su preparación s limitaba a un floreo en la distancia de la carrera,partidas d segunda vuelta,moderadas todas,y un ensayo breve en la víspera del cotejo.

En cambio,Grey Fox,que venía de una campaña intensa y exitosa,integrada por 11 victorias y 5 segundos puestos en la temporada,entrenado por Domingo Pianezzi y luciendo los colores del Stud Montiel que lo tenía en arriendo,llegaba al encuentro en plena forma y dispuesto a cumplir su mejor performance,defendiendo ahora los colores del Stud Indécis-del señor Unzué- caballeriza a la que había ingresado poco más de un mes antes de este infortunado Pellegrini.

En la misma temporada,Botafogo había corrido solo el Premio Vicente L.Casares(2500 metros);también sin rivales el Chacabuco(3000 metros);en match con Cracker,el Pueyrredón(4000 metros);con Saint Emilión como único enemigo,el General Belgrano(2500 metros) y contra Cracker y Divinidad el Gran Premio de Honor(3500 metros),donde el descendiente de Korea se abrió en el final casi hasta media cancha,desvío que algunos atribuyeron a una incipiente lesión en el nudo de la mano derecha,insuficiencia que habría provocado también una disminución de su poder locomotivo y,por consecuencia,su rendición sin defensa frente a Grey Fox.

 

SE CONCIERTA EL MATCH

La información que trascendiera sobre un posible match entre Botafogo y Grey Fox era exacta:el señor Alvear pidió al señor Unzué el desquite,que caballerescamente fue concedido de inmediato con solo estas estipulaciones:correrse dos semanas después del Pellegrini,en igual distancia y kilos.El único cambio podía ser el de jinete.Por supuesto que Grey Fox habría de ser conducido por Domingo Torterolo;en cambio Botafogo fue puesto en manos de Francisco Arcuri.Además cada uno de los propietarios depositaba 10.000 pesos que el dueño del ganador,por acuerdo de antemano,donaba a la sociedad de beneficencia.

No pasó inadvertido para la gente vinculada al turf,la seguridad de Juan Torterolo de volver a ganar con su pupilo,ya que a su juicio,Botafogo estaba en declinanción y dos semanas era tiempo exiguo para su recuperación.Vizcay,por su parte,con idéntica confianza,hizo cumplir ejercicios mucho más severos a su pensionista.

Asi fue como dos semanas después,el 17 de Noviembre de 1918,olvidando el armisticio que pocos días antes había puesto final a la guerra europea,Buenos Aires y todo e país vibró ante la manifestación hípica más extraordinaria de la que había sido testigo.Una muchedumbre imponente llenó las tribunas de Palermo.Gente de todos los barrios y de centros urbanos vecinos y no pocos aficionados del interior e incluso del Uruguay,colmaron no solo las instalaciones del hipódromo,sino sus alrededores:el terraplén del ferrocarril Central Argentino,la estación Hipódromo del mismo,el paredón de la calle Dorrego...Un día primaveral auspició el encuentro.

 

LA CARRERA

Ante la expectativa casi angustiosa que es de imaginarse,los dos rivales se situaron en la largada de los 3000 metros y el starter no tardó en dar la orden de partida.Inmediatamente Arcuri llamó a correr al alazán,que tomó un cuerpo de ventaja sobre su rival.Corriendo severamente(el parcial fue de 1’ 02" para los primeros 1000 metros)pasaron frente a las tribunas,uno detrás del otro,casi sin luz entre ellos;así giraron el tramo paralelo a la calle Dorrego y entraron a la recta opuesta donde Torterolo hizo acercar Grey Fox tanteando sus fuerzas,pero Arcuri tendió al hijo de Korea que volvió a poner luz sobre el tordillo.

Con un parcial de 2’ 04" cubrieron los competidores los primeros 2000 metros.A esa altura Grey Fox volvió acortar distancias y otra vez Botafogo e desprendió,entrando a la última curva con dos cuerpos de ventaja sobre su rival.

Prácticamente todo había terminado:el campeón apuró la marcha,enfiló la recta y comenzó a distanciarse,tres,cinco,diez cuerpos...cien metros frente al disco,mientras su enemigo-en esta oportunidad de poco fuste-finalizaba exhausto.

Las agujas de los cronómetros señalaron 3’ 07" para los 3000 metros,con lo que caía ampliamente superado el récord de la distancia que el mismo Botafogo poseía desde el año anterior con 3’ 08" 4/5.

Botafogo vence "por un campo" en la revancha contra Grey Fox

 

APOTEOSICO RECIBIMIENTO

Cuando el crack del señor Alvear se fue acercando a la meta,fácilmente victorioso,reverdecidos los laureles que en una mala tarde disminuyeran su brillantez,el público dio expansión ala emoción que contuviera durante casi todo el desarrollo de la contienda.Desde todos los sectores del hipódromo surgieron los aficionados pretendiendo tocar al hijo de Old Man.El regreso al pesaje se hizo dificultoso.Jamás se había contemplado un espectáculo igual.Solo faltó-dijo un cronista de la época-que al campeón "lo llevaran en andas..."

Don Diego de Alvear lleva de la rienda a Botafogo al pesaje

Botafogo,el inolvidable crack Argentino

 

Fuente:Revista Jockey Club(1968)